Carillas dentales: ¿Qué son y para qué sirve?

Las carillas dentales son una especie de láminas muy finas que se adhieren a la parte más externa del diente mediante una resina especial. Estas láminas cubren la parte exterior de la pieza y mejoran su aspecto estético, ayudando a conseguir una sonrisa brillante y resplandeciente.

Se trata, por tanto, de un tratamiento fundamentalmente estético que puede utilizarse para corregir el esmalte desgastado de un diente, la alineación de piezas desiguales o separadas, la decoloración o las grietas.

Estas finas láminas se ajustan perfectamente a la superficie dental del diente y pueden ser o de porcelana o de composite, que ofrece un color de apariencia natural. Es importante reseñar, que se trata de un tratamiento pensado para los dientes delanteros. Para las piezas posteriores, sean molares o premolares, se utilizan las coronas o fundas dentales que aportan mayor robustez y resistencia.

¿Cuándo se pueden utilizar las carillas dentales?

Para cubrir fracturas de los dientes: si un paciente sufre un accidente y se le parte una parte de un diente o bien lo tiene dañado por el uso, se puede cubrir mediante una carilla dental.

Para cubrir espacios interdentales: cuando un paciente sufre diastemia (dientes separados entre sí), puede colocarse una carilla que cubrirá ese espacio.

Para corregir formas irregulares de los dientes: si un diente es demasiado corto, o tiene un saliente extraño por un lado, o bien está desalineado con el resto de piezas.

Dientes pequeños: otra de las opciones en la que solemos utilizar las carillas dentales es para agrandar una pieza dental que es más pequeña que el resto.

En resumen, las carillas estéticas es una buena opción para solucionar problemas de alineación, diastemia, roturas, dientes montados… pero siempre que se trate de casos leves. En caso de que el diagnóstico revista mayor gravedad, existen otro tipo de tratamientos más eficaces que harán que el paciente luzca su mejor sonrisa y goce de plena salud bucodental.

Tipos de carillas dentales: porcelana o composite

Las carillas dentales de composite están realizadas a base de una resina acrílica que funciona como base y se le añaden unas partículas de porcelana para ofrecer mayor resistencia. Se colocan directamente sobre el diente aplicando capas de composite.

Los pros de esta modalidad es que el proceso de colocación es rápido y económico, pero es cierto que tienen menor vida útil que las de porcelana y, además, pueden perder el color más rápido que estas.

Las carillas dentales de porcelana se realizan a partir de una cerámica de vidrio reforzada. Se fabricadas a medida en laboratorios utilizando un modelo de los dientes tomado en la clínica dental, y luego se colocan utilizando un adhesivo especial de gran potencia. A favor de las carillas dentales de porcelana tenemos que decir que ofrecen un color y una apariencia más natural, son muy resistentes, y mantiene el color durante un largo periodo de tiempo. En su contra, solo reseñar que su preparación es más lenta y que no se pueden reparar en caso de rotura.

Si tienes alguna duda, o no estás seguro de que sea el tratamiento apropiado para ti, no dudes en consultarnos o visitarnos en nuestra clínica dental de Mairena de Aljarafe. Estaremos encantados de atenderte! 🙂

Recent Posts

Leave a Comment