Comparativa entre corona de metal porcelana vs. corona de zirconio

Muchos de los pacientes que vienen a nuestra clínica dental en Mairena del Aljarafe nos preguntan qué corona dental les vendría mejor para su tratamiento dental. Es normal que surjan dudas… así que os hemos preparado este artículo que os ayudará a comprender las diferencias y las virtudes de cada una de las dos opciones.

En primer lugar, vamos a dejar claro qué es exactamente una corona dental. Podríamos decir que es una especie de funda que se coloca sobre un diente con el fin de fortalecerlo y protegerlo, además, por supuesto, de mejorar su estética. Es decir, se trata de una construcción protésica cuyo objetivo es cubrir un diente que tiene la parte interior sana, pero que una zona del exterior se encuentra deteriorada.

Bien, una vez que sabemos exactamente qué es una corona dental, vamos a analizar las diferencias entre corona de metal porcelana y corona de zirconio.

Comparativa corona metal porcelana vs. corona de zirconio

 

La corona de metal porcelana. Características, ventajas e inconvenientes

Las coronas de metal porcelana se producen tras un proceso de fundición de la porcelana sobre el metal. Dicho de otro modo: son coronas de metal con una capa de porcelana, por tanto, no dejan pasar la luz, lo que provoca que se diferencie estéticamente de los dientes naturales.

Son coronas que ofrecen buenos resultados, aunque en algunos pacientes que sufren problemas de encías retraídas puede dejarse ver la parte de metal interna en la corona, lo que produce un efecto estético no deseado.

En cuanto a su duración, oscila entre los 8-9 años en condiciones ideales. No obstante existen ciertas patologías como el bruxismo que pueden adelantar su deterioro, además, por supuesto, de su mal uso. Para terminar, tenemos que señalar que son más económicas que las coronas de zirconio.

 

Características de la corona de Zirconio. Ventajas

Las coronas de Zirconio destacan por su color blanco, lo que les permite ofrecer un resultado natural y discreto. A nivel estético aportan, por tanto, un resultado muy satisfactorio, y además son más ligeras y resistentes que las de metal porcelana. Podríamos decir que imitan a la perfección a un diente natural. El metal nunca será visible, incluso si llega a romperse, lo que aporta mucha tranquilidad a los pacientes. Por otra parte, su superficie lisa limita la adhesión de las bacterias, lo que supone un importante punto a su favor.

En cuanto a su uso, destacamos que con las coronas de zirconio, el paciente no sufrirá desagradables sensaciones al comer alimentos muy fríos o muy calientes, lo que le aporta un importante valor añadido con respecto a las de metal porcelana.

En cuanto a su resistencia, fundamental a la hora de elegir el tipo de corona, las nuevas coronas de zirconio han conseguido aumentar su resistencia llegando a mejorar a las coronas de metal cerámica.

Lo único que podemos decir en contra de las coronas de zirconio es que son algo más caras que las de metal porcelana, ya que el laboratorio requiere una tecnología más avanzada para su fabricación.

Ya conoces las características y las ventajas de las dos opciones, ahora te toca a ti decidirte. No obstante, en Oral Center, tu clínica dental de referencia en el Aljarafe, estaremos encantados de atenderte para hacerte un estudio personalizado de tu caso, analizar en profundidad tus necesidades, y sugerirte la opción que entendamos más conveniente para tu boca.

Recent Posts

Leave a Comment