“Abrir mi boca sin miedo a que me miren… solo por eso ha merecido la pena”

Elegir una carrera universitaria, decidir vivir en tu país natal o probar una nueva aventura en otro destino, formar una familia o vivir solo… hay grandes decisiones que te cambian la vida, pero también una pequeña decisión, tomada en el momento oportuno, puede significar un antes y un después. Si no, mirad la historia de Juan Luis García, que un día, después de años y años ocultando su sonrisa, decidió pasar a visitarnos, y hoy dice “que es otra persona”.

Y no solo lo dice él, también su familia. Su mujer dice estar “encantada” y sus hijos, Elena y Rodrigo, no paran de presumir de “lo guapo que está su padre”.

Vamos a conocer su historia.

Juan Luis es un alto directivo de un centro comercial, y aunque nació en Cataluña, lleva más de 25 años viviendo en el Aljarafe. Deportista nato, intenta siempre buscar un hueco para ver los partidos de su Barça. No hay distancia cuando se ama unos colores…  Comprometido y leal hasta la médula con su familia y amigos, que son legión, es una persona meticulosa, detallista… de esos tipos obsesionados con la perfección!

Pues bien. Juan Luis tiene un buen trabajo, una familia encantadora y salud. Lo tenía todo, excepto que no se sentía bien consigo mismo… no estaba contento con su boca. Un día tomó la decisión de atajar el problema de raíz. Vino a la clínica dental con la firme decisión de no volver a esconder su sonrisa.

Hoy, después de algunos meses de tratamiento, nos confiesa que “fue una de las mejores decisiones que ha tomado”. Y a nosotros, al equipo de Oral Center, no solo nos alegra, sino que nos emociona verlo tan feliz. Esto es lo que nos cuenta:

Cuando llegaste a la clínica dental por primera vez se te notaba preocupado, con un mucho miedo… ¿Ha merecido la pena?

Claro que ha merecido la pena. Si pusiera en una balanza mis miedos y cómo me siento hoy, sin lugar a dudas, volvería a repetir la experiencia.

Tu familia nos cuenta que hasta te ha cambiado el carácter. ¿Qué beneficios te ha aportado el tratamiento de ortodoncia Damon?

La palabra que lo resumiría sería satisfacción, porque el esfuerzo de estos meses ha merecido con creces la pena. El poder abrir mi boca sin miedo a que me miren, o que me pregunten, oye, ¿qué te pasa en la boca? ¿Por qué no te la miras? Cosas así influían en mi seguridad y en la confianza en mí mismo, por lo que se reflejaba lógicamente en mi gente más cercana y en el día a día.

¿Qué les dirías a esas personas que tienen un poco de miedo, que no terminan de tomar la decisión de venir al dentista?

Que no lo duden, que sean valientes, que el esfuerzo y la recompensa merecen la pena, y sobre todo por lo bien que uno se siente consigo mismo.

Ya terminamos, que sabemos que siempre andas con prisas, pero antes dinos la verdad… es cierto eso que dicen que no paras de sonreír?

Sonrisas (jajaaj). Hombre ahora si cabe río más que antes claro, ahora da gusto. ¡Cómo no voy a hacerlo! Si ya en el día a día hay que levantarse con una sonrisa, con el resultado que tenido más aún.

Para nosotros, para todo el equipo que componemos Oral Center, ha sido un placer atenderte y acompañarte durante todo este proceso. Disfrútalo Juan Luis! A lucir esa maravillosa sonrisa! 😉

Muchas gracias a Oral Center y a todo su equipo que en todo momento me han dado su apoyo y la confianza que me faltaba para dar este paso. Gracias con la boca bien abierta! 😉

Recent Posts

Leave a Comment